12/1/17

Lenguas indígenas en El abrazo de la serpiente

Hay, quién lo creyera, sin embargo, en medio de la contaminación visual, otras películas, también colombianas,  que provocan más bien el deseo de sacudirse de uno mismo y despertar de un letargo histórico. (Selnich Vivas Hurtado Escritor)
Uno de los argumentos que dimos para que la película El abrazo de la serpiente vaya al aula radica en la presencia de seis lenguas indígenas. Nada mejor que una voz autorizada, como la del profesor y escritor Selnich Vivas, de la Universidad de Antioquía, para refrendar tal argumento. Reproducimos el texto de Carta a Ciro Guerra (director de la película) por su riqueza y contundencia. 
Carta a Ciro Guerra
http://www.udea.edu.co/wps/portal/udea/web/inicio/udea-noticias/udea-noticia/!ut/p/z0/fY49D4JADIb_igsj6Yl46kgcTIyDgzHQxTRwgSpe4TiMP99DB-Pi0vT96JMCQg5o6cE1eRZLbdAF6st6s03mWaoOSqdaZfqYLlfJbnE6K9gD_i8EAl_7HjPAUqw3Tw95J85TO1aGIkXDr2rkbj77NGdWPJdMQ6Te15YrmVpfWzq24deQU8DEJTuJ69E4R9DdsHgB9BGl9g!!/


Leer el texto completo

4/1/17

El abrazo de la serpiente

La nominación al Oscar es lo de menos. Esta película es imprescindible para el aula en Colombia por motivos naturales:
  • En la película se escuchan seis lenguas indígenas del amazonas
  • El genocidio de las comunidades indígenas no termina. La Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, adivirtió hace unos años que con las nuevas legislaciones de Bosques, Agua y Minería, más de 25 pueblos indígenas desaparecerán en el país.
  • Los viajeros, Shultes y Davis, merecen toda la atención de parte nuestra
  • Las fronteras del país han sido objetivo sistemático de cuanto negocio se puede emprender a costa de la explotación y esclavitud de los indígenas
  • La sabiduría y el conocimiento ancestral de estas comunidades son nuestra verdadera riqueza, pero sólo después de que desaparezca se verá su valor, al paso que vamos.
De seguro usted, amable lector, agregaría otro tanto de razones a las anteriores

12/9/16

La candelaria 50 años

Las imágenes del teatro preceden a las del cine. Fue un hombre de teatro, Georges Melies, el primero que voló en el lomo del nuevo arte, recién inventado. Empezó filmando sus funciones, con la idea de proyectarlas y aumentar su público. Pero muy rápido descubrió los alcances del cinematógrafo, como se le llamó entonces, y ya su imaginación no se detuvo tratando de exprimir la jugosa naranja de la técnica cinematográfica. Hizo una gran cantidad de películas llevado por la emoción de los trucos que la técnica le permitía. Hombres sin cabeza que se reproducían, gente que aparecía y desaparecía, lugares que se llenaban de fantasmas y monstruos, en fin, todo cuanto se le ocurrió quedo impreso en el celuloide. Pasaría a la historia por su filme sobre el Viaje a la luna, basado en la novela de Julio Verne. El resto es historia.
Cómo no rendir, entonces, un pequeño homenaje a La Candelaria, grupo que a lo largo de cincuenta años nos ha regalado imágenes inolvidables que hacen parte de nuestro acervo cultural.
Teatro La Candelaria, de Bogotá. Obra: Camilo (memoria de Camilo Torres)

18/8/16

Fundación Patrimonio Fílmico colombiano

Película Garras de oro, 1926
El crédito esta vez es para la revista Semana, que da a conocer las tres décadas de trabajo de la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano, entidad que trabaja por la memoria del Séptimo Arte de Colombia. Con grandes esfuerzos e imaginación, se ha hecho un trabajo juicioso, persistente y generoso. 
Esta labor permite que los colombianos puedan recorrer las páginas de su historia en el cine nacional y que todos aquellos que nos quieran dar un vistazo lo puedan hacer. Detrás de estos logros está un maestro al que nunca nos cansaremos de rendir tributo, admiración y gratitud: don Hernando Salcedo Silva, fundador del Cine Club de Colombia, el primero del país y posteriormente, de la Cinemateca colombiana. Él dio los primeros pasos y estaría feliz de ver los frutos de su esfuerzo. 
Hoy, el archivo de la Cinemateca colombiana hace parte del Patrimonio fílmico.




3/8/16

Guerra y Paz

En buena hora, El Espectador nos ofrece en su Galería de imágenes 60 AÑOS DE GUERRA Y PAZ EN COLOMBIA
Es la hora del maestro. Es la hora de sumarse y empezar a construir otro país. Es el reto cuyas dimensiones aún no entendemos, al interior del magisterio. Pero cada maestro habrá de preguntarse por su tarea frente a esta necesidad, de construir otra sociedad. 
Quizás la frase de apoyo es la inmejorable capacidad de síntesis de Gabriel García Márquez: por el país próspero y justo que soñamos: al alcance de los niños.

Acá se puede ver la galería del Espectador y para la muestra, el botón de abajo
http://www.elespectador.com/noticias/paz/imagenes-60-anos-de-guerra-y-paz-colombia-galeria-588289

31/3/15

El gran artista del Siglo XX

Charles Chaplin y Jackie Coogan en The kid








Renacer, como la cigarra, después de un tiempo sobreviviendo. Renacer con el mejor, con el gran artista del Siglo XX, Charles Chaplin, que vuelve a andar por el mundo, paseando su viejo continente, con su mirada de niño.

Siempre habrá que volver a Chaplin, ojalá muchos aprovechen la oportunidad. Es una cordial invitación. Y no dejen de llevar a sus niños, que entre ellos se entienden.

30/3/10

II Muestra Iberoamericana de Televisión Infantil





Por el país próspero y justo que soñamos: al alcance de los niños
Gabriel García Márquez





Acaba de suceder este segundo encuentro sobre la televisión que consume la infancia. El evento es organizado por la Comisión Nacional de Televisión, CNTV y acá están los enlaces en donde se puede leer acerca del mismo, de sus fines, patrocinadores y objetivos.
http://www.muestraiberoamericanatvinfantil.com/home.html

El sentido común dice que es loable todo cuanto se haga en función de que la pasen bien niños y niñas. De modo que cada quien juzgue el evento según su punto de vista y quehacer.

Dos reparos se pueden hacer de entrada. El primero tiene que ver con la apropiación que va haciendo el mercado de criterios como el de participativo, pues ocurre lo mismo que cuando una multinacional reune un grupo de indígenas para que firmen un papel que avala, por decir algo, la explotación de un recurso natural que está en su territorio (¿digamos Avatar?). Llaman participativo al acto de firmar y enseguida esclavizan a la población que firmó.

El segundo reparo tiene que ver con el eterno recurso a "lo que se hace para los niños", método con el que se ignora siempre "lo que hacen" o lo que "les gustaría hacer". Este es el camino para evadir discusiones éticas y legales relacionadas con la producción de televisión. Me explico: si ha oído la frase borrar con el codo lo que hace con la mano comprenderá esto tan elemental: se pueden tener los productos ideales para el público infantil pero si el resto de la televisión es deplorable, nada que hacer, no se ha hecho nada. Así de sencillo.